Consejos GLOBAL

MESAS OPERATIVAS DE OFICINA, cómo elegir tu mesa ideal

Una mesa de oficina debe ser funcional y tener el espacio suficiente para poder trabajar con cierto orden. Hoy en día, la mayoría de puestos de trabajo necesitan espacio para un ordenador y diversos complementos, por lo que la mesa de oficina tendrá que ser lo suficientemente amplia para contenerlos y, además, tener espacio para colocar carpetas y diferentes papeles.

Características ergonómicas

Una mesa de oficina debe adaptarse a la perfección al trabajador, para proporcionarle comodidad durante la jornada laboral. Existe un amplio abanico de posibilidades y de tipologías de mesas incluso, mesas de oficina regulables en altura

Dimensiones recomendadas: Haz un inventario de todos los materiales que necesitas tener encima de la mesa para determinar que tipo de mesa necesitas en cuanto a forma y tamaño. Las dimensiones que recomendadas desde el punto de vista ergonómico son las siguientes: 80 centímetros de profundidad dejando libre un espacio para las piernas al nivel de las rodillas de 60 centímetros y 80 centímetros al nivel de los pies y una anchura entre 160 y 180 centímetros, dejando un espacio bajo la mesas de 70 centímetros si disponemos de cajoneras, las cuales deben ir a un lado

Superficie mate: Las superficie de la mesa, es recomendable que sea en un material mate. Esto permite evitar los posibles reflejos provocados por el sol o la iluminación artificial de la oficina. De esta forma no damos lugar a distracciones su aumentamos la concentración.

Mesa con ala integrada: En el caso de que se plantee la necesidad de utilizarla, se debe tener en cuenta que la mesa debe ser lo más ancha posible, puesto que el ala hace que el trabajados disponga de menos espacio de zona operativa. Es una ventaja en el caso de puestos que necesiten tener a mano teléfonos fijos, impresoras o bandejas de archivos que se puedan colocar en este ala sin entorpecer la zona principal de trabajo.

Color y temperatura. Es recomendable que la mesa se de un color claro, para reducir contrastes negativos para la vista entre mobiliario y el entorno de la mesa. Por otro lado es recomendable que la mesa no sea de un material que transmita frío o calor como las superficies metálicas…